martes, 7 de junio de 2016

El gesto (1)

Es sabido que a las personas que les gusta este mundillo les encanta la señas cornuda. Por eso vamos a ir haciendo recopilación de imágenes en las que se nos muestre la imágen de los cuernos.
Algunas veces no sabremos si es un tema de concierto de rock o cuernos ;)

Aquí claramente posa para las fotos, no sabemos si las hace la pareja o el amante.




Ésta o la hace la pareja o tiene más de un amante.... La duda es.... ¿Le dice ella que captue el momento o le pide él la señal?
 

El morbo de esta imagen reside en que es en la playa y mucha gente se puede dar cuenta de lo que está haciendo la señorita. 
¿Tendrá consecuencias en el día de playa de la pareja? 


A duo. ¿Lame el amante o la pareja?.
 

Que pesado estás con el gesto. Pues por duplicado.




Cuando la pareja no cree que le ofrezca el culo a su amante ella le dice que tome pruebas de verificación.
 




¿Se quitará el anillo o se lo dejará puesto?
 




Esta claro cuál de las dos va a cornear esa noche....
 


Ofrecida y con la señal para que quede claro que es un polvo del amante.
 

¿Se estará simplemente masturbando o le traiciona el subconsciente?
 

Cornada consumada tras la corrida encima. Foto para la colección de una mujer liberada.
 



"No me quisiste acompañar a comprar el libro. He ido con Edu. Llegaré tarde"
 

Antes de salir a la cena con los compañeros de trabajo el marido le pide una foto aunque ella no está muy animada....
 

... fin de fiesta con un grupo de guiris. Parece que se animó.
 


A veces el marido tiene que poner su propia mano para inmortalizar el momento.
 

"Me ha dicho el masajista que me quite toda la ropa. Lo que me has pedido tantas veces... Creo que hoy.... Está muy bueno...."
 



lunes, 11 de abril de 2016

Chochos Peludos (I)

Soy de los que siempre he preferido los chochos pelados porque a la hora de lamer son más cómodos pero con el paso del tiempo he aprendido a apreciar los peludos.
Como sé que a muchos os encantan os pongo una selección de ellos.
También debe tener su parte de gracia que la sumisa tenga prohibido rasurarse y ver cómo se las apaña para ocultar toda la mata de pelo en épocas de calor.