martes, 28 de julio de 2015

Relato: Un trio con mi novia

Me obsesionaba la idea de verla disfrutar de otra polla pero más que nada que lo hiciera con la mía también.
Ella es muy bonita, pelo negro largo y lacio hasta casi el culo. Se lo deja así largo porque yo se lo pido, ojos marrones achinados, siempre esta tostada, ya sea porque toma sol o porque va a cama solar, unos pechos hermosos, los corpiños de 95 le quedan chicos, un lindo culo, usa también por mi unos preciosos tangas. Es una chica muy sensual que vive calentando a los hombres, le fascina el hecho de provocar, pero creo que lo mejor que tiene es su cara, tiene una mezcla de ángel en sus rasgos y de puta en celo, es hermosísima.



Después de días de meditar la mejor opción me incline en tenderle una trampa, sabía la clase de hombres que le gustaban y empecé mi búsqueda, no quería que fuese un conocido, para evitar los comentarios, me incline por los avisos de un blog swinger, muy conocido en Madrid, consentidoresreales. Leí avisos de hombres solos y a su vez puse uno yo, el anuncio rezaba: Buscamos hombres solos con lugar en Cap. Fed., hasta 35 años ellos deben ser guapos con buen cuerpo, tipo stripers, con paciencia, ya que somos nuevos, enviar contacto con foto. Desde luego recibí mil de mails, para sintetizar, me interesaron varios pero elegí uno que me parecía el más adecuado, era un flaco de Bilbao. La era que se hiciera pasar por un compañero mío de la facultad. Nos reunimos tres veces le conté mi plan, le mostré fotos de mi novia y se mostró muy entusiasmado, lo bueno que después de coordinar todo lo hice esperar un mes para ver si era un desesperado o no.
Diego es un hombre de un buen nivel económico, el padre le había regalado el departamento, de 27 años, pelo negro, tez blanca y con un buen cuerpo, lo trabajaba en el gym todos los días, con alguna experiencia en tríos, según él.
Fui a su departamento para conocerlo y al mes justo se dio todo, fue un viernes por la tarde noche, le dije a Julia que iríamos a cenar a fuera. Que se vistiera como para la ocasión y como a mi me gustaba, se puso una mini color blanco, un tanga blanca muy pequeña, unos zapatos negros de tacón, el pelo planchado y pintada muy sencilla, lo justo. La pase a buscar cuando la vi venir me puse a mil imaginándome el final de la velada. Se subió al coche y comenzábamos a hablar de cualquier cosa, en eso le digo que como era temprano si me acompañaba a la casa de un compañero de la facultad a buscar unos apuntes, que nos quedaba de paso, me contesto que no había problema.



Llegamos y le dijo:

yo- ¿Bajas conmigo?
julia- no, te espero aquí.
y- ven que te presento a Diego, son dos minutos
Ella accedió tocamos timbre, nos abrió y subimos al 5 C.
y- Que haces Diego!!
d- Hola Javi
y- Ella es Julia, mi novia
d- Como estas? Un placer.
j- Hola, igualmente
d- ¿Dónde vais?
y- A cenar, disculpa que te moleste pero pasaba a buscar los apuntes que te había dejado la semana pasada.
d- Aaaahh, si, sentaos. Te los busco, ¿quereis tomar algo? ¿Una cerveza?
y-Vale.
Tomamos más de una, hablamos de todo un poco y parecía que ellos se llevaban bien. Diego era el tipo de hombre que le gusta a Julia pero no quería apurar nada. Diego estaba en la cocina preparando algo para picar, le pregunto si necesitaba ayuda y me dice que si, voy y le digo:
y- Ahora voy a comprar unas cervezas más y te dejo espacio.
d- La verdad que es mucho más guapa personalmente que en foto.
y- Y no sabes lo que es en la cama.
d- Para que ya estoy a full
y- Tranqui, que se puede ir todo a la mierda
d- OK
Le digo a Julia que iba a comprar algo para tomar y ella me dice medio de mala gana que se nos hacía tarde, no le doy bola y bajo igual. Lo que ellos hablaron lo se porque me lo contó Diego.
Él vuelve al salón y se pone a hablar con ella.
d- ¿Así que trabajas de publicista? Mi novia también
j- Si hoy pedí el día porque íbamos a comer con Javi, pero si sigue bebiendo...
d- Tranquila, le digo que las cervezas las tomamos otro día, así os podeis ir rápido
j- Gracias te debo una
d- OK, ya me lo cobraré… y como me lo puedes pagar?
j- No se, jaja.
d- OK, con un beso
Se acerca y lo besó en la mejilla
d- La verdad que Javi tiene una suerte bárbara con tener una mujer como tú.
j- Bueno gracias
d- Ojalá yo me pudiera acostar con una mujer así. La mía no me hace caso.
j- No te creo si eres muy guapo.
d- Gracias, ¿en serio?  ¿te acostarías con un flaco como yo?
j- Si, si no estuviera con Javi
d- No claro
En eso entro yo, y chicos que tal? Julia se quiere ir, me dice Diego
j- Ok tomamos estas dos mas y nos vamos?



Seguimos hablando, Julia no es de beber mucho y ya estaba contenta, se reía de nada. En eso Diego pone un CD de un grupo de rock argen, Los Ratones Paranoicos, a recomendación mía. A ella le encanta un tema en especial de este grupo, ‘El rock del gato’ que Julia lo baila muy sensual. La saco a bailar, ella al principio se negó, pero le insistí y bailamos, ella se meneaba muy sexy y yo aprovechaba para apoyarla y tratar de calentarla. Le hago un gesto a Diego para que se ponga a bailar con nosotros. Se acerca yo la atraigo hacia a mi y la empiezo a besar. Ella le daba la espalda a Diego. Él la apoya desde atrás, ella intenta safarse pero yo no la dejo, la hicimos un sándwich y seguimos bailando los tres nos contorneábamos al ritmo. La giro, quedando espaldas de mi y de frente a Diego le acerco la cara a el y se comen la boca, me alejo y los dejo un rato besándose. El espectáculo era único ver a mi mujer con otro hombre. Ella me mira, me extiende su mano, yo me acerco y la besamos juntos, le sacamos la mini y la blusa, dejándola casi en bolas. Sólo con su tanga blanco. La llevamos a la cama, hasta ese momento nunca había visto la polla de Diego. Se desnuda y era muy grande. Más que larga era muy gruesa, debía tener 23 cm. muy ancha, mientras ella la saboreaba yo le pegaba una terrible chupada de coño. En eso Diego me aparta y se la mete, la cara y el suspiro que dio fue terrible. Los vuelvo a dejar solos para contemplar como mi mujer gozaba con otra polla. Ella me miraba. Diego la pone a cuatro patas y le empieza a chupar el culo, mientras Julia me chupaba la polla. No aguanté más y le acabé en la boca. Él se la quiere meter por el culo pero ella no lo deja y le ofrece el coño. Así terminamos follando toda la noche. En realidad la mayor parte del tiempo fue entre ellos.
Ya se sabe, la novedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario